Corvette C7 dragster de 4.000 CV termina volando a más de 300km/h

En las carreras de aceleración es muy importante el control y la estabilidad del coche para que tenga éxito. Aún así, hay muchas probabilidades de que algo salga mal. Si no que se lo pregunten a Daniel Pharris y su Corvette C7 dragster, que no pudo controlar su coche sobre el asfalto debido a un exceso de potencia y su poca estabilidad.

Fue durante la Radial Revenge Tour celebrada el fin de semana pasado en el Tulsa Raceway Park y, aunque el coche salió volando, la verdad es que consiguió un tiempo de 4,6 segundos y 365 km/h.

Anuncios