ARQUEOLOGIA

Escáner revelará los secretos de las momias más antiguas del mundo

momia-chinchorro

Más de 7.000 años después de haber sido embalsamadas por el pueblo de Chinchorro, una antigua civilización que se ubicó en lo que hoy es Chile y Perú, 15 momias fueron llevadas a una clínica de Santiago (Chile) la semana pasada para someterlas a análisis de ADN y tomografías computarizadas; tal como informa el sitio web Archaeology.org

Chinchorro era un pueblo de caza y pesca que existió entre 10.000 3.400 a.C. en la costa pacífica de Sudamérica, en el borde del desierto de Atacama.

Se encuentran entre las primeras personas en el mundo en momificar a sus muertos. Sus momias datan de unos 7.400 años – al menos 2.000 años más que Egipto.

Ahora, los investigadores esperan utilizar la tecnología médica moderna para reconstruir su aspecto tal como se veían en vida vida, descodificar sus genes y comprender mejor los misterios de esta antigua civilización.

Las 15 momias de Chinchorro, en su mayoría niños y bebés no nacidos, fueron analizados a través de un tomógrafo en la Clínica Los Condes en la capital chilena.

«Recogimos miles de imágenes con una precisión de menos de un milímetro», dijo el radiólogo jefe Marcelo Gálvez.

«La siguiente fase es tratar de diseccionar estos cuerpos prácticamente, sin tocarlos, lo que nos ayudará a preservarlos durante otros 500.000 años».

Usando el procesamiento informático de alta tecnología, los investigadores están ocupados reconstruyendo los músculos de las momias y las características faciales.

«Queremos ver cómo eran físicamente, reconstruirlas y dar vida a alguien que murió hace miles de años», dijo Gálvez.

Los investigadores también esperan aprender más sobre cómo los Chinchorro momificaron a sus muertos.

Los Chinchorro, aparentemente tenían una comprensión compleja de la anatomía humana, y esto lo demuestran al haber quitado cuidadosamente la piel y los músculos del difunto.

Utilizando madera, plantas y arcilla, reconstruyeron el cuerpo alrededor del resto del esqueleto, luego cosieron la piel original, añadiendo boca, ojos y cabello. Luego se colocó una máscara sobre la cara.

El resultado parece algo entre una estatua y una persona – extrañamente realista incluso después de miles de años.

Todo en familia

La momificación era un proceso íntimo para los Chinchorro, dijo Verónica Silva, directora del Departamento de Antropología del Museo Nacional de Historia Natural de Chile.

«La misma familia hacía la momia», dijo a AFP.

La antropóloga chilena Verónica Silva muestra una de las momias de la antigua cultura Chinchorro en el Museo Nacional de Historia Natural de Santiago.

La antropóloga chilena Verónica Silva muestra una de las momias de la antigua cultura Chinchorro en el Museo Nacional de Historia Natural de Santiago. Foto: Martin Bernetti

Las primeras momias fueron fetos no nacidos y recién nacidos, dijo.

Todas las momias fueron hechas utilizando el mismo proceso básico, pero cada una muestra innovaciones tecnológicas y artísticas únicas, dijo.

Fue un proceso que evolucionó con el tiempo. Las más nuevas momias son las más elaboradas.

Alrededor de 180 momias Chinchorro han sido descubiertas desde 1903.

Todas fueron encontradas al aire libre, situados cerca de la playa. Los Chinchorro aparentemente no construyeron pirámides ni ninguna otra estructura para albergarlas.

La antropóloga chilena Verónica Silva muestra una de las momias de la antigua cultura Chinchorro en el Museo Nacional de Historia Natural de Santiago.

La antropóloga chilena Verónica Silva muestra una de las momias de la antigua cultura Chinchorro en el Museo Nacional de Historia Natural de Santiago. Foto: Martin Bernetti

De hecho, la civilización Chinchorro no dejó rastro más que sus momias.

«Estamos hablando efectivamente de los más viejos cuerpos artificialmente momificados del mundo», dijo Silva.

«Las momias de Chinchorro datan de 7.400 años, es decir, este sistema existía 2.000 años antes de que las primeras momificaciones comenzaran en Egipto».

Las sorpresas ya han comenzado a emerger de la tomografía computarizada.

Una pantalla interactiva de un TAC muestra una momia peruana de una mujer con dos niños en el Museo de Historia Natural, en Los Ángeles.

Una pantalla interactiva de un TAC muestra una momia peruana de una mujer con dos niños en el Museo de Historia Natural, en Los Ángeles. Foto: Jae C. Hong. Crédito:: AP

La momia más pequeña, resulta, no era una momia en absoluto.

«No había estructura ósea en el interior, era sólo una estatuilla, posiblemente una representación de un individuo que no podía ser momificado», dijo Silva.

Los investigadores también tomaron muestras de piel y cabello de las momias para analizar su ADN, con la esperanza de identificar los vínculos genéticos con la población moderna.

«Queremos entender mejor su forma de vida, desde su dieta hasta si los chilenos todavía llevamos sus genes», dijo Silva.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s