FOTOS: Las momias más antiguas del mundo ‘se derriten’ en Chile

Las momias son más antiguas que sus contrapartes egipcias por más de 2.000 añosIvan AlvaradoReuters

Las momias son más antiguas que sus contrapartes egipcias por más de 2.000 añosIvan AlvaradoReuters

Durante miles de años, las momias estaban enterrados bajo las arenas del desierto de Atacama, una región volcánicamente activa a lo largo de la costa del norte de Chile, prácticamente sin precipitaciones.

Cuando los primeros que se descubrieron hace 100 años, los arqueólogos estaban maravillados de las antiguas reliquias, algunos de ellos fetos, sus pequeños cuerpos sorprendentemente intacta.

Pero ahora las momias, que se cree que son las más antiguas de la Tierra, se están derritiendo.

Mariela Santos, conservador del museo de la Universidad de Tarapacá aquí, se dio cuenta hace unos años que las pieles disecadas de una docena de las momias se descomponen y se convierta en un misterioso cieno negro.

En pocas semanas, los miembros del personal de la universidad habían puesto en contacto científico de Harvard Ralph Mitchell, un nativo de Irlanda, que se especializa en la búsqueda de reliquias por qué se caen a pedazos.

Un detective de bacterias de tipo, Mitchell ha tomado en las tareas que incluyeron la identificación de un misterioso microflora romper trajes espaciales Apolo en Aérea Nacional de Washington y del Espacio, el análisis de manchas oscuras en las paredes de la tumba del Rey Tut y estudiar el deterioro de las pinturas de la cueva de Lascaux en Francia .

Mitchell puso en marcha una investigación sobre el deterioro de las momias y este año emitió una declaración sorprendente: Los objetos son las víctimas del cambio climático.

Mitchell cree que el caso de las momias Chinchorro desintegración debe sonar una advertencia a los museos de todo el mundo.

“¿Qué tan amplio es un fenómeno presente, no se sabe muy bien. El caso de Arica es el primer ejemplo que conozco de deterioro causado por el cambio climático”, dijo Mitchell.”Pero no hay ninguna razón para pensar que no está dañando los elementos del patrimonio en todas partes. Es que afecta a todo lo demás.”

La conservación de las momias frágiles ha sido una preocupación constante de los investigadores y curadores ya expedición arqueológica del investigador alemán Max Uhle a Arica terminó en 1919.

Su nombre del barrio playa cercana donde Uhle ellos, descubrió las momias Chinchorro – alrededor de 120 de los cuales están en el museo – se considera especial por muchas razones, además de su edad.

La comunidad que les hizo fue en la primera etapa de cazadores-recolectores de la evolución social, en comparación con las civilizaciones de momias de decisiones más avanzados, como los egipcios, que habían progresado a la agricultura y el comercio, dijo Bernardo Arriaza, profesor de la Universidad de Instituto de Tarapacá de Investigación avanzada.

“Momias Chinchorro no se limitaron a los muertos de las clases superiores. Esta comunidad fue muy democrático”, dijo Arriaza, quien durante 30 años ha dirigido las excavaciones arqueológicas en el tramo de 500 millas de la costa de Chile, donde se han encontrado la mayoría de las momias.

Arriaza pasa parte de sus días en una excavación en un acantilado con vistas a Arica. Una veintena de momias desenterradas parcialmente, posiblemente de la misma familia, cubre una zona inclinada unos 50 pies de ancho. Es uno de los muchos sitios que la construcción se ha revelado, en este caso la excavación de una tubería.

Vivien Standen, profesor de antropología de Tarapacá y coautor con Arriaza de de documentos sobre las momias Chinchorro docenas, dijo que también son inusuales en que incluyen fetos humanos.

“Eso es una faceta muy especial, la empatía que se demuestra, sobre todo en comparación con los tiempos modernos, donde los fetos son simplemente abandonados”, dijo Standen.

contaminación volcánica de agua potable en evidencia la presencia de arsénico en el tejido de las momias puede ser la clave de por qué la comunidad comenzó a momificar a sus muertos.

“Envenenamiento por arsénico puede dar lugar a una alta tasa de abortos involuntarios, y la mortalidad infantil y el dolor por estas muertes pueden haber llevado a esta comunidad para iniciar la preservación de los pequeños cuerpos”, dijo Arriaza. “La momificación podría haber comenzado con los fetos y crecido hasta incluir a los adultos. Las momias más antiguas que hemos encontrado son los niños.”

momias Chinchorro han sobrevivido hasta los tiempos modernos sólo por las condiciones áridas del desierto de Atacama, dijo Marcela Sepúlveda, el arqueólogo de la universidad que hizo el contacto inicial con Mitchell, de Harvard.

Sepúlveda dijo que era posible que otros grupos de América Latina estaban haciendo lo mismo “, pero lo que es inusual aquí es que gracias al clima, las momias se han conservado.”

Arriaza y Sepúlveda ambos laboratorios directas con microscopios de electrones de alta potencia dedicados al análisis de los materiales que se encuentran en y alrededor de las momias. Continúa la descomposición de las momias pone en peligro su investigación, dijeron.

“Sólo criarlos desde el suelo presenta el reto de no romperlas”, dijo Santos, el conservador del museo. “Pero en los últimos años, la mayor humedad – y cómo tratar con él – ha presentado un nuevo reto.”

Después de meses de cultivos de microorganismos obtenidos de las pieles de la descomposición de las momias de Chinchorro y comparar su ADN con bacterias conocidas, Mitchell identificó a los transgresores como gérmenes de todos los días “, probablemente presentes en todos nosotros” que de repente se convirtieron en crecimiento oportunista.

“Fue un proyecto de dos años para identificar y cultivarlas y luego volver a ponerlos en la piel para mostrar lo que estaba viniendo abajo”, dijo Mitchell, profesor emérito que donaron su tiempo a los chilenos.

Mitchell había utilizado el mismo proceso laborioso para identificar el error que causa manchas en las paredes de la tumba del rey Tut en Egipto, y llegar a la conclusión de que los gérmenes no fueron introducidos después de la tumba fue descubierta en 1922 pero probablemente estaban en las paredes de la cripta cuando el niño rey fue enterrado alrededor de 1300 aC.

Del mismo modo, Mitchell utilizó el análisis microbiano para investigar la erosión de los monumentos mayas en Chichen Itza, a petición del gobierno mexicano. Se encontró que la aplicación de un recubrimiento de polímero, lejos de proteger a las antiguas esculturas y edificios como se pretende, en realidad fue instigar los microorganismos destructivos que estaban causando el trabajo de la piedra se desmorone.

Él también tiene un proyecto en curso en el monumento de USS Arizona en Pearl Harbor, donde las bacterias que prosperan en la filtración de aceite de los tanques de combustible del acorazado están acelerando la desintegración de la Segunda Guerra Mundial buque hundido.

Mitchell comenzó a especializarse en daños microbiana de reliquias culturales en la década de 1990, cuando el gobierno italiano lo invitó a mirar a grandes daños a los frescos de siglos de antigüedad en iglesias y palacios.

Se identificó el principal problema de Italia como la contaminación industrial, y así llegó a la triste conclusión de que ha llegado a varias veces desde: Aislar el problema no siempre conduce a una solución práctica.

Mitchell parece más optimista en su trabajo con las momias chilenas. Durante los próximos dos años, y la facultad de la Universidad de Tarapacá estará trabajando en posibles soluciones al deterioro. Él piensa que la humedad y el control de la temperatura ofrecen la mejor oportunidad de estabilizar las reliquias.

Mitchell y los arqueólogos sienten una sensación de urgencia: El gobierno chileno ha presupuestado $ 56 millones para un nuevo museo abrirá sus puertas en 2020 para albergar a las momias, y todo el mundo quiere que el control de temperatura adecuadas incorporadas en la nueva estructura para salvaguardar las reliquias.

“La siguiente fase del proyecto es buscar la forma de proteger las momias y las posibles soluciones físicas y químicas para el problema, que no tenemos todavía”, dijo Mitchell. Él y los chilenos será experimentar con diferentes combinaciones de humedad y temperatura para determinar un ambiente óptimo.

De manera óptima, cada una momia será encerrado en su propio cubículo de cristal en el nuevo museo y tener su propio “microclima”, dijo Arriaza. Pero la ironía no se pierde en él y sus colegas arqueólogos que las momias que sobrevivieron milenios en el terreno han demostrado ser frágil frente a las cambiantes condiciones de los tiempos modernos.

“No soy optimista de que podemos salvar a ellos”, dijo Standen, el profesor de antropología. “Desde el momento en que se toman fuera de la tierra, comienzan a deteriorarse.”

Por: latimes

 

Anuncios